PUERTA_GRANDE_CÁCERES.jpeg

Emoción y gran toreo en Cáceres, con Mora y De Justo por la puerta grande

Fecha: 02-06-2019
Titulo: Emoción y gran toreo en Cáceres, con Mora y De Justo por la puerta grande

Tarde de emociones y gran toreo en la Era de los Mártires, con dos matadores entregados a la causa desde hace tiempo, cuando dieron el paso adelante para que Cáceres no se quedase sin toros en su feria, y que hoy, en el ruedo, han ratificado su compromiso con la fiesta y con el toreo más puro y clásico, que es lo que han desplegado para el deleite general. Tarde también de mucho ambiente, con tres cuartos de entrada en los tendidos, demostrando la respuesta del público y el compromiso de toda la afición con su plaza.

Juan Mora estuvo toda la tarde derrochando torería y personalidad. A su primero le dio un puñado de lances y muletazos muy sabrosos, sin rúbrica final con la espada. Con su segundo, sobrero, que brindó a Antonio Ferrera subiendo al tendido a buscarle, estuvo sensacional, poniendo en liza su personal concepto y toreando tan relajado como profundo por ambos pitones. Faena de cante grande que la presidencia dejó sin premio a pesar de la abrumadora mayoría. Pero quedaría su último toro, al que igualmente toreó entregado, abandonado y dando una lección de todo aquello que no se puede explicar y solo se puede sentir. Toreo de kilates y arrebatador, que hizo que las dos orejas, ahora sí, cayeran por su propio peso.

Emilio de Justo comenzó la tarde de manera muy accidentada. Brutal la paliza que recibió de su primero al recibirlo con el capote. Escapó de milagro de la cornada pero quedó muy conmocionado. El animal se lesionó en el tercio de banderillas y fue sustituido por un sobrero que resultó flojo y deslucido, poniendo el torero actitud sin que hubiese premio. Tras pasar por la enfermería para ser examinado tras la dura voltereta recibida, salió a lidiar a su segundo. Muy entregado, realizó una faena rotunda, con muletazos de gran calidad y profundidad por ambos pitones, que hicieron vibrar a los tendidos. Esfuerzo grande de De Justo, que se sobreponía a un inicio a contracorriente y cortaba dos orejas de gran peso. El último no le dejó redondear, ya que se paró muy pronto. Expuso mucho el cacereño e intentó sacar lo poco que había, sin que la faena tomase vuelo.

La conclusión final quedó clara. Cáceres es taurina, Cáceres quería toros y Cáceres tuvo toros... y dos grandes toreros que dejaron todo lo que tenían en el albero para que, a la postre, la tarde resultara como resultó, inolvidable.

RESEÑA CÁCERES

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Calle Joaquín Costa, nº8, 3ºF
44001 Teruel