FELICITACIÓN_AÑO_NUEVO_TAUROEMOCIÓN.jpg

Un año para crecer y creer

Fecha: 31-12-2018
Titulo: Un año para crecer y creer

Cerramos 2018 trabajando intensamente, desde hace ya algunas semanas, para dar forma a nuestras primeras ferias de 2019. Como sabéis, Vistalegre centra nuestra atención y al igual que venimos haciendo desde hace cuatro años, pondremos toda la carne en el asador para que sea un evento a la altura de nuestras expectativas y de lo que esta emblemática plaza y toda la afición merecen. Sin embargo, creemos necesario un breve alto en el camino para mirar atrás y ver lo que nos dejan estos últimos 365 días de duro trabajo y esfuerzo por nuestra pasión; una tauromaquia que siempre nos resistimos a ver como algo inmóvil o impermeable a cualquier intento de evolución o cambio y que, a la vez, siempre hemos intentado cuidar desde su esencia, tradición e historia, como una de nuestras más marcadas señas de identidad.

Se presentaba un año fundamental, una temporada en la que afrontábamos la gestión de nuevas plazas, que no solo crecían en cantidad, sino que también lo hacían en calidad, con toda la responsabilidad que ello conllevaba. Burgos y Huesca significaban un gran reto; un desafío enorme para nosotros que, unido a Soria y por supuesto a Vistalegre, conformaba el mascarón de proa de nuestra campaña. Retos importantes, aunque no los únicos, puesto que no podíamos, ni podemos, olvidar de dónde venimos, y quisimos seguir apostando por plazas en las que nuestra gestión ya echó raíces, como Cella o Santa Eulalia, además de todos esos pueblos en los que organizamos festejos populares, así como por otras de las que nos motivaba su necesidad de recuperación y, por qué no, la necesidad de superarnos y enmendar algún desacierto del que ninguna gestión está libre, pero que siempre es subsanable si la buena fe y la ilusión van por bandera.

Así fue como afrontamos Bocairent, con la felicidad de ver un llenazo histórico; Don Benito, de menos a más e intentando aprender de los errores; Íscar, una gran apuesta de la que terminamos satisfechos y con ganas volver para seguir mejorando; Almendralejo, asumiendo la organización de la corrida del 175 aniversario de su plaza de toros; Daimiel, con la satisfacción de superar la asistencia del año anterior y de que se disfrutara de una gran tarde de toros; Santoña, haciendo historia con la ganadería de Victorino Martín, que llevó la emoción a unos tendidos a rebosar; y Corella, una plaza en la que nos habíamos propuesto mejorar y en la que conseguimos que un cartel histórico, como en el caso de Santoña, suscitara el interés, llevase gente a la plaza y cumpliese con las grandes expectativas generadas.

Fue intensa esa labor en plazas “menores”, a las que no quisimos descuidar a pesar de la gran responsabilidad que teníamos en las ya mencionadas de superior categoría. Constancia y rigor eran el camino a seguir en todos los escenarios. Y así, pudimos comprobar cómo la fórmula funcionaba en Burgos, donde el éxito artístico y de público de la feria fue muy importante, no solo en plaza, sino también con la multitud de actos paralelos que se desarrollaron y se siguen desarrollando, con la puesta en marcha de una programación sociocultural sin precedentes en esta ciudad. Y funcionó en Huesca, plaza en la que volvimos a poner a prueba nuestra capacidad y forma de gestionar. Y en Vistalegre, donde casi 10.000 personas superaron la asistencia registrada en las anteriores ediciones de la Feria de Invierno de Madrid. Nos quedó redondear Soria, por un cúmulo de circunstancias adversas que nos deparó la climatología, pero nos reconfortó el clima de confianza que se respiraba al final de la temporada y es justo lo que nos estimula para afrontar una nueva reválida en una ciudad a la que tenemos el objetivo de devolver al primer plano del panorama taurino.

Y hablando de reválidas, también se presentan importantes en la parcela de apoderamientos, con un torero, como es el caso de Emilio de Justo, al que 2018 le vio crecer exponencialmente hasta el punto de convertirse no solo en la gran revelación de la temporada, sino también en uno de sus principales triunfadores, con la culminación de la puerta grande Las Ventas en la pasada Feria de Otoño. En él, con la vista puesta en su reafirmación y consagración, así como en el resto de toreros apoderados por la empresa, caso de Rubén Pinar, Leonardo Hernández y el novillero francés “El Rafi”, tenemos puesta la máxima confianza para el nuevo año.

En suma, era un año para crecer, sin duda, pero también para creer. Creer en nuestras posibilidades, en la experiencia ya adquirida y en que nuestro método, la forma de hacer las cosas en Tauroemoción, daría resultado con el aumento de la exigencia.

Estamos contentos y también muy agradecidos. Nuestra gratitud va para todos los aficionados que han confiado en nuestro trabajo, abonándose a nuestras ferias, sacando una entrada para nuestros festejos, siendo partícipes en definitiva de un producto interactivo, que es como entendemos el nuestro. Nuestra gratitud también para todos los ganaderos y toreros con los que hemos suscrito contrataciones y que han dado lo mejor de sí para satisfacción del público asistente. Y nuestra gratitud, cómo no, para todos los Ayuntamientos, comisiones taurinas y propiedades de los distintos cosos, por confiar en nuestra gestión y, por supuesto, exigir que se cumpliese con lo acordado en cada pliego o contrato de explotación.

Llegamos al final del mejor año de nuestra historia, justo a las puertas de cumplir nuestro décimo aniversario. Lo hacemos después de haber organizado más de un centenar de festejos, con 17 corridas de toros, 3 novilladas con picadores, 6 corridas de rejones, 7 novilladas sin picadores, 2 festivales y un gran número de festejos populares, tanto en las plazas (concursos de recortadores, anillas, gran prix, capea del pañuelo y sueltas) como en las calles de muchas poblaciones. Y todo, con la enorme satisfacción, orgullo, y a la vez mayor responsabilidad para el futuro, de haber visto como más de 100.000 personas presenciaban nuestros espectáculos.

Creer y crecer. Esa era la clave. Lo seguirá siendo, sin duda. 2019 debe volver a ser nuestro año. Lo deseamos y trabajaremos duro para ello. Porque quererlo es el primer paso para conseguirlo.

Una vez más, GRACIAS. ¡Feliz año nuevo 2019!

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Calle Joaquín Costa, nº8, 3ºF
44001 Teruel